aiera
ARGENTINA Y CHILE FIRMAN ACUERDO PARA AMPLIAR SU INTEGRACIÓN
 

Los gobiernos de la Argentina y Chile firmaron este jueves 2 de noviembre de 2017, un acuerdo para agilizar, facilitar y simplificar el comercio de bienes y servicios, las inversiones, las telecomunicaciones y las compras públicas, en busca de revertir la caída del intercambio bilateral que se encuentra en su mínimo valor de los últimos 30 años.

El acuerdo de comercio rubricado  por el canciller argentino, Jorge Faurie, y chileno, Heraldo Muñoz, deberá ser ratificado por los parlamentos, y fue resultado de once meses de negociaciones lanzadas por los presidentes Mauricio Macri y Michelle Bachelet, durante la visita que el mandatario argentino realizó en diciembre a Santiago, punto de partida para la ampliación del Acuerdo de Complementación Económica que tiene Chile con Mercosur (ACE 35).

El intercambio de bienes y servicios alcanzó el año pasado los 3.205 millones de dólares, con un superávit de 1.608 millones favorable a Argentina, lo que significa su mínimo valor en los últimos 30 años de relaciones.

En la actualidad, la Argentina es el primer destino de las exportaciones chilenas de servicios por unos 1.225 millones de dólares (13 por ciento de los 9.500 millones de dólares totales), mientras que las ventas de alimentos desde el vecino país registraron un crecimiento del 12 por ciento promedio al año, durante los últimos diez años, al pasar de 64,7 millones en 2006 a 200,4 millones de dólares en 2016.

Ambos gobiernos ya trabajan en potenciar segmentos de las cadenas alimentarias, productos del mar, servicios, retail y el sector financiero.

Además de buscar generar nuevas condiciones para incrementar el alicaído intercambio comercial, los gobiernos de ambos países ponen también la mirada en las inversiones, las que por parte de los capitales chilenos alcanzó los 18.437 millones de dólares en el período 1990-2016 y representaron el 16 por ciento de sus inversiones directas en el exterior y convirtió a este mercado en su segundo principal destino, mientras que en sentido inverso la cifra es de apenas 870 millones de dólares.

El acuerdo comercial conformado por 20 capítulos que complementará al ACE 35 también incorpora nuevos temas de la agenda internacional y actualiza las disciplinas existentes, dando mayor certeza jurídica a las relaciones de ambos países.

Así, en el segmento de comercio de bienes se buscará eliminar los obstáculos técnicos innecesarios al comercio, generar instancias de cooperación regulatoria y transparencia, profundizar los derechos y obligaciones del acuerdo sobre medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) de la Organización Mundial del Comercio, y establecer disciplinas para realizar operaciones de comercio exterior menos riesgosas y más expeditas.

En materia de inversiones el documento establece un marco de protección para los inversionistas, modernizando el actualmente vigente Acuerdo de Promoción y Protección de Inversiones (APPI) desde 1991; resguarda las facultades regulatorias del Estado, otorga garantías acordes con los estándares internacionales, como por ejemplo, en materia de no discriminación, trato justo y equitativo, transferencia de capitales y expropiación, entre otras.

En el rubro de servicios se promoverá asegurar el trato igualitario a los proveedores de ambos países, eliminar cuotas vigentes, promover regulaciones transparentes, objetivas y razonables, y a que no se condicione una exportación a establecerse en el territorio del vecino país; y en ese contexto beneficiar a sectores de gran desarrollo tales como servicios profesionales, informática, inmobiliarios, telecomunicaciones y turismo.

El capítulo de comercio electrónico y telecomunicaciones contiene normas y un convenio de reconocimiento mutuo para la utilización de las firmas digitales, y suma un proceso de eliminación del roaming que cobran las empresas que se terminará de concretar en dos años.

Otro de los puntos que generó mucho interés para ambos equipos negociadores es el referido a la apertura en el campo de las compras públicas lo que significará el primer acuerdo de este tipo que firma la Argentina y el sexto que hace Chile, como parte de algunos de los 25 tratados de libre comercio que lleva firmados.

Este acuerdo de compras públicas asegura un trato nacional y de no discriminación para bienes, servicios y proveedores, para participar en las licitaciones de las entidades públicas de ambos países, de manera recíproca.

Además, se incorporan actualizados capítulos en materia de pymes, género, laboral, medioambiente y cooperación.



Volver al Newsletter